fbpx

¿Dejas espacio para la ética en tu trabajo?

Cuando nos preguntamos cuál es el propósito final de cualquier empresa, lo primero que se nos viene a la mente es: dinero ¡Generar ganancias! (obvio), pero te invito a analizar a fondo, más allá de lo evidente. Si nos vamos a la raíz del concepto, la venta es un intercambio de satisfacción de necesidades, el último fin es mejorar la calidad de vida de las personas.

Mira, en las ventas existen tres escenarios: ganar-ganar, ganar-perder y perder-perder. Generalmente, las personas hacen lo posible para evitar cualquier escenario donde pierdan y si fallan en el intento, hacen berrinches o hasta aporrean mesas (¿O no?) Sin embargo, para explicar por qué esta situación está muy mal, entra en personaje e imagina el siguiente caso (que probablemente te ha pasado) : Estás en una reunión con un prospecto, vas confiado y bien peinado. Admítelo, te rifaste con tu speech. Solo queda esperar el «sí» del cliente, pero en vez de eso, las palabras que salen de su boca son «Mmmm, es que yo no necesito esto» o «La verdad es que me queda muy grande y ahorita no tengo dinero». ¿Aquí quién ganó y quién perdió? Si lo pones en perspectiva de que tu único objetivo es ganar dinero, pues claramente perdiste… pero en realidad no fue así. Cómo mencioné previamente, el verdadero objetivo de vender es mejorar la calidad de vida de las personas, y si la persona no necesita o no puede costear lo que le ofreces, pues definitivamente al venderle no estás mejorando su calidad de vida, todo lo contrario. Una venta deshonesta es una situación perder-perder. Mejor ponte las pilas y busca clientes que te beneficien económicamente mientras les resuelves una necesidad ¡Esa sí es una situación ganar-ganar! No ganas únicamente cuando recibes dinero, ganas cuando tu cliente también gana.

Intencional o no, si vendes, estás haciendo un bien (teniendo en cuenta que el cliente sí saldrá beneficiado) . Ahora, lo ideal es que sea intencional, que tengas presente la idea de querer ayudar a los demás. Tal vez no seas el Papa Francisco, pero ¡Oye! Simplemente con darle un buen servicio a tu cliente estás cumpliendo con la misión de ser un buen ciudadano y no exige de mucho esfuerzo que digamos. Nuestro trabajo como miembros de la sociedad es contribuir a la paz de la misma en todo momento, incluso (más bien, fundamentalmente) hacer bien nuestro trabajo y no hablo de eficiencia, hablo de integridad; de realizar las prácticas diarias del negocio con honradez y tener una constante actitud de servicio aún con los más mínimos detalles. Vivimos en un mundo tan acelerado y cada vez más ensimismado, que la integridad es un valor muy fácil de perder, especialmente en el ambiente de los negocios.

Quiero que pienses en tu empresa ¿Qué tipo de rol desempeña en la sociedad? ¿Es un medio para mejorar la calidad de vida de los demás?

Ahora piensa en ti ¿Desempeñas tu trabajo de una manera íntegra? ¿Cuál es tu preocupación, seguir la ley porque sino entonces habrán consecuencias? ¿O seguir lo que dicta tu moral porque sabes que es lo correcto? Entre esas dos afirmaciones cae un abismo de significado. Si haces lo correcto porque sabes que así debe ser y no por las consecuencias, tu mente llegó a otro nivel de superioridad; en serio, enorgullécete. Si solo actúas conforme a las consecuencias, entonces es momento de comenzar a trabajar en avanzar y mejorar tus prácticas.

  • ¿Eres de los que venden hasta lo que el cliente no necesita solo para ganar más dinero?
  • ¿No te alegras por los éxitos de tus compañeros?
  • ¿Mientes o engañas para conseguir lo que quieres?
  • ¿Piensas que un poco de mal no hace daño?
  • ¿Y luego ese poco se hace mucho y sigue sin importarte?

Si contestaste que sí a la mayoría… felicitaciones, eres oficialmente esta persona:

Créeme que no es para enorgullecerse. Hacer artimañas y aprovecharse de los demás no es cool ¿Sabes que sí es lo es? Tener éxito mientras contribuyes a que otros tengan éxito ¡Eso es ser una persona ejemplar y un verdadero profesional! Lo contrario que se puede decir de un estafador. Ten siempre en mente que hagas lo que hagas, seas vendedor, consultor, telefonista o hasta paseador de perros ¡Tu trabajo trasciende! Y no sería de la misma manera si no lo hicieras tú, así que hazlo bien. Aprovecha tu situación y dale un significado más profundo a tu trabajo. No dejes que tu vida laboral se quede estancada en lo superficial. Piensa todos los días que le estás dando un poco de ti al mundo, que hoy una persona necesita de tu amable servicio, del producto que le ofreces, de tu tiempo. De ti.

En Microsip nos preocupamos por mejorar e impulsar a las empresas mexicanas, logrando la eficiencia en sus procesos a través de un servicio especializado. Necesitamos de personas íntegras que quieran potencializar la economía del país y ser parte de la solución.

% Comentarios (1)

Buen articulo, Felicidades.

Leave a comment

Referenciar

    Datos del Referenciador

    Datos del Referenciado

     

    ×
    Autorizado


      ×
      Certificado
      ×
      Agenda tu Llamada

       



        ×
        Contacto Whatsapp



          ×
          Correo Electrónico

           

            ×